¿Cómo manejar el crecimiento de tu emprendimiento?

Todos estamos familiarizados con los retos de iniciar un emprendimiento. Existen muchas dificultades que tenemos que aprender a superar para crear un negocio desde cero. Y sabemos que el riesgo de fracasar en este arranque es grande. Sin embargo, el día de hoy queremos hablar de otro tipo de reto. Uno del que se habla mucho menos, pero que tiene un potencial similar para hacer fracasar una nueva empresa: el reto de crecer. 

Este es un paso que a menudo viene después de que un emprendimiento experimenta un cierto nivel de éxito en su primera etapa. Suficiente éxito, de hecho, como para motivar un crecimiento en el negocio. Es común que muchos emprendedores entren a un proceso de crecimiento con la confianza de haber tenido un buen comienzo. Es aquí donde encontramos el peligro. Escalar una empresa tiene una serie de riesgos diferentes a los que encontramos al iniciarla, y requiere otro tipo de habilidades, conocimientos y mentalidad. Enfrentarse al crecimiento sin estar preparado, o sin entender las mejores prácticas, puede resultar en el fracaso de la empresa. Para evitar esto, revisemos algunas de las mejores maneras para manejar el crecimiento de un emprendimiento. 

1.- Evitar crecer hasta que el producto esté perfecto 

A menudo, emprender implica lanzar un producto que aún puede mejorar. Esto permite medir su desempeño, conocer a más profundidad los perfiles de tus clientes, y estimar la demanda que experimentarás en escalas mayores. Idealmente, este proceso te dará suficiente información para optimizar tu producto. Hay muchos factores que pueden generar resultados positivos en las primeras ventas de una empresa, y tenemos que estar conscientes de que esto puede cambiar en diferentes escalas. 

Puede ser tentador dar rienda suelta al crecimiento de tu emprendimiento, para aprovechar la alta demanda que experimentaste inicialmente. Sin embargo, recuerdo que esto implica una gran inversión para expandir tus capacidades de producción y comercialización, y si tus nuevos mercados tienen un comportamiento inesperado, podrías estar perdiendo mucho dinero. Antes de crecer, asegúrate de que tu producto está perfectamente optimizado para satisfacer las necesidades de un mercado que conoces a la perfección. 

2.- Construir demanda a largo plazo 

Un error común entre emprendedores que están escalando su empresa, es enfocarse en tácticas que maximicen las compras inmediatas. Esto por supuesto es importante, sobre todo cuando estás intentando cubrir los costos de tu expansión. Sin embargo, no debes olvidar la importancia de desarrollar estructuras sólidas de compra y recompra, nutrir la relación con tus clientes actuales, y sembrar las semillas para gestionar una demanda a largo plazo de tu producto. 

3.- Competir de manera inteligente 

Conforme vaya creciendo tu negocio, empezarás a contender de manera más directa con competidores más establecidos. Por supuesto,  necesitarás desarrollar una estrategia para lidiar con estos nuevos niveles de competencia. El primer impulso para muchos, es aprovechar los bajos costos de una producción expandida para bajar los precios, y ganar clientes al ser la opción más barata. Esta puede ser una estrategia válida en varias situaciones, pero hay que tener en cuenta que esto puede resultar en una batalla para mantener precios bajos que minimicen la calidad de los productos y las ganancias. 

Es importante tener un conocimiento profundo de las necesidades y preferencias de tus clientes, y utilizar la flexibilidad de los bajos costos para optimizar tu servicio al cliente, incrementar la calidad de tu producto, o potencializar otros diferenciadores. 

4.- Prepárate para cambiar las estructuras de tu negocio

Usualmente, en las primeras etapas de un emprendimiento, los equipos de trabajo son pequeños. A menudo, estos equipos pequeños pueden trabajar bien con estructuras horizontales de trabajo. Sin embargo, cuando vas expandiendo tus operaciones, lo más probable es que requieras incluir más personas. Conforme tu equipo va creciendo, la dificultad para administrarlo, y los problemas de comunicación incrementan exponencialmente. Es importante que sepas cambiar las estructuras de trabajo a formatos más verticales, con esquemas de liderazgo que faciliten la organización, la eficiencia y la delegación de tareas. De lo contrario, corres el riesgo de que la productividad de tu empresa baje mientras creces, lo cual eleva tus gastos y minimiza tus ganancias. 

En general, si tu emprendimiento está teniendo éxito, el crecimiento es natural, y tal vez hasta inevitable. Esto por supuesto es una gran oportunidad para estabilizar tus operaciones y maximizar tus ganancias. Sin embargo, no debes olvidar que esto sube las apuestas, en el sentido de que incrementa tu inversión, al igual que las posibilidades de errores que pueden resultar fatales. Es importante que conozcas muy bien tu mercado y tus productos, y que prepares una estrategia de crecimiento integral. Si planeas y ejecutas con cuidado tus procesos de crecimiento, podrás desarrollarte exitosamente y escalar tu emprendimiento a grandes alturas. 

¿Ya tienes nuestro catálogo? Déjanos tu correo y descárgalo al instante

Agenda una llamada con el equipo SHQ

Queremos ayudarte a crecer tu negocio y hacer tu operación más efectiva. Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

¿Prefieres llamarnos?

¿Tienes dudas? Contáctanos