Cosmética natural: ventajas y beneficios

Dentro de una era que opta por lo sustentable, cada día surgen nuevas alternativas para reducir los daños al medio ambiente, a la flora y a la fauna de nuestro planeta; por eso, miles de industrias se siguen uniendo para contrarrestar los efectos de productos que no sólo afectan este sector, sino que también afectan la salud y bienestar humana.

Hoy trataremos este tema desde el punto de vista de la industria cosmética. Te presentamos, a continuación, las ventajas y beneficios de la cosmética natural; una nueva opción que beneficiará a tu cuerpo, mejorará el consumo responsable y a la economía.

MENOR O IGUAL PRACTICIDAD, PERO MÁS SALUDABLE

Muchas veces se puede llegar a confundir la cosmética natural con las clásicas mascarillas de huevo y/o yogurt, sin embargo, pese a que no es un error que poseen grandes beneficios para la piel o el cuero cabelludo, no se refiere directamente a este concepto.

Es un hecho que resulta más cómodo y práctico utilizar productos de cosmética que ya conocemos y que tienen una aplicación sencilla pero, algo que es mucho más importante a considerar, es que hay muchas alternativas dentro de la cosmética natural que son igual de cómodas y con mayor eficacia. 

Una excelente opción, si deseas buscar alternativas naturales para tu piel, sería sustituir cremas industriales con aceites vegetales y/o esenciales, por ejemplo. Uno de los mayores puntos a favor de esta opción, es que son productos que pueden realizarse en casa. 

Recuerda que reemplazar hábitos requiere de constancia y paciencia; ningún cambio es sencillo pero, una vez que notes los resultados, te darás cuenta de su funcionalidad y gran aportación para tu bienestar. 

EFICACIA A LARGO PLAZO

Algo que se presenta en los cosméticos industriales son sus beneficios específicos casi “milagrosos”, sin embargo, pese a este resultado y satisfacción inmediata, nos podemos dar cuenta que podemos buscar alguna otra variedad de productos que complementen o mejoren nuestra rutina en los cuidados de nuestra piel, cabello, etc. En cambio, pese a que los productos naturales no otorgan resultados instantáneos, a largo plazo descubrimos los puntos a favor que le brindamos a nuestro organismo ya que le introducimos elementos muy parecidos a la composición de nuestras propias células. 

La mayoría de los productos naturales están hechos a base de ácidos grasos, que se asemejan mucho al sebo humano, los cuales impulsan la regeneración adecuada de las células de nuestro cuerpo, así como nutrientes que ayudan a retrasar el envejecimiento y fortalecer el sistema inmune. 

BENEFICIOS ECONÓMICOS

Si nos tomamos un momento para evaluar las ventajas económicas de producir nuestros propios productos naturales o consumir aquellos que son creados bajo este principio, contra la compra de cosméticos industriales, nos damos cuenta de que encontramos más ganancia, que una pérdida. Esto ocurre porque:

  • Puedes comprar los aceites esenciales más imprescindibles y, sólo basándote en tu tipo de piel puedes, incluso, iniciar con el aceite esencial de lavanda. Esto es posible gracias a que su costo es relativamente bajo.
  • En el caso de los aceites vegetales, estos poseen excelentes propiedades para la piel y su costo, también, es muy económico. 
  • La arcilla también resulta muy funcional y su costo es tan accesible que puede durar por un periodo largo de tiempo para más de un uso. 

Comprar un sólo producto puede parecer más económico pero, podrás notar que es más conveniente comprar únicamente los componentes que realmente puedes usar y que beneficiarán a tu organismo, quitando aquello que puede hacerte daño.

Además, si comparamos el gramaje y la caducidad de los productos que puedes conseguir en tiendas de prestigio, termina siendo una inversión aún mayor debido a que debes consumir más de un producto. Si compras los ingredientes para realizarlo por tu cuenta, te darás cuenta que tu producto será más lonjevo.

Recuerda que cualquier elección tiene sus ventajas económicas, todo depende de la perspectiva e intereses que prefieras. 

COMERCIO JUSTO

Al elegir esta alternativa, también apoyas a un comercio más local para todas y todos aquellos que desarrollan estos productos. 

Es casi una regla que los mercados ecológicos sigan una pauta de producción y mercado muy específicas:

  1. Evitar el uso de transporte para llegar a ellos gracias a su cercanía y, de esta manera, reducir la contaminación. 
  2. Usar tratamientos agrícolas y pesticidas naturales que no contaminen el suelo. 
  3. Evitar, en la medida de lo posible,  intermediarios innecesarios.
  4. Establecer un sistema de precios justos donde se genere una relación ganar-ganar entre el cliente y el productor. 
  5. Desechar cultivos transgénicos que afectan y dañan a las especies y al planeta en general. 

Finalmente, porque en SHQ queremos que conozcas sobre este tipo de cosmética tan a detalle como sea posible, te compartimos algunos de los ingredientes ideales para que puedas desarrollar tus propios productos o, en su defecto, los consumas en comercios locales:

  • Aloe vera: Beneficia a la piel y el cabello gracias a su alto contenido en vitaminas, minerales, aminoácidos y enzimas.
  • Aceite de chía: Fuente vegetal con grasas omega 3, 6 y 9. Aumenta la producción de colágeno, lo que retrasa el envejecimiento.
  • Aceite de macadamia: Nutre la piel gracias a sus ácidos oleicos, linoléicos, esteroles y antioxidantes. También fortalece el cabello; ayuda a regenerar puntas abiertas y combate el frizz.
  • Manteca de karité: Ideal para piel seca, con un enorme poder regenerativo. Posee vitaminas A, D, E y F. 
  • Rosa mosqueta: Mejora los procesos de cicatrización e hidratación de la piel. Ataca al acné y ayuda a eliminar los rastros que dejan las cicatrices.
  • Aceite de argán: Con un gran porcentaje de ácidos grasos esenciales y tocoferoles antioxidantes, cuida la piel, el cabello, las uñas y retrasa el envejecimiento prematuro.  Conocido como el “oro líquido”
  • Arcilla: Como la mencionamos previamente, esta es rica en minerales que generan un efecto calmante, regenera la piel y fortalece al sistema circulatorio. 
  • Extracto de romero: Al ser un grandioso antioxidante, protege a la piel contra el envejecimiento.
  • Aceite de aguacate: Con antioxidantes, ácidos grasos, proteínas, minerales, vitaminas E, A, B2 y B3, regenera y protege la piel de agentes externos. 
  • Extracto de manzanilla: Posee propiedades antiinflamatorias y calmantes, ideales para pieles sensibles o irritadas. 

Gracias a todo esto, nos damos cuenta de las grandes ventajas que podemos encontrar en los cosméticos naturales.

En SHQ, queremos que busques los productos ideales para cumplir con todas las necesidades de tus clientes, que, además, contribuyan a llevar una vida más saludable y, sobre todo, sean amigables con el medio ambiente.

Entonces, si buscas una alternativa que permita abrir más tu mercado, ¡ahora la conoces!

No olvides que el equipo de SHQ está para apoyarte, asesorarte y guiarte hacia un mercado más amplio, funcional y eco-friendly.

¿Ya tienes nuestro catálogo? Déjanos tu correo y descárgalo al instante

Agenda una llamada con el equipo SHQ

Queremos ayudarte a crecer tu negocio y hacer tu operación más efectiva. Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

¿Prefieres llamarnos?

¿Tienes dudas? Contáctanos