Fuentes de contaminación en materia prima

Uno de los grandes retos a los que nos podemos enfrentar en la compra y venta de materia prima es, sin duda, a la contaminación de nuestros productos; lidiar con pérdidas no sólo de nuestros materiales, sino que también puede existir una pérdida económica es una situación a la que no podemos arriesgarnos. Mucho menos si se trata de una pequeña o mediana empresa que apenas comienza a trazar su ruta en esta área comercial.

Porque en SHQ queremos que estos riesgos no te ocurran a ti o a tu empresa, queremos presentarte, en esta ocasión, las fuentes de contaminación que puede haber en la materia prima, así como sus efectos y posibles soluciones.

Como bien sabemos, la contaminación es el ingreso de agentes físicos, químicos y microbiológicos ajenos a la composición natural del producto; de este concepto, existen tres tipos de fuentes que pueden contaminar la materia prima:

  1. Partículas contaminantes: Partículas viables y no viables.
  2. Contaminación química: Todos los agentes de contaminación no sólidos.
  3. Factores de riesgos físicos: Algunos ejemplos pueden ser la temperatura, la humedad, la presión, la radiación, la electricidad estática, las vibraciones, entre otros.

Es importante tomar en cuenta este factor, pues es determinante para entregar un producto en sus óptimas condiciones. La contaminación puede provocar la degradación del mismo; por eso es imperativo estar al pendiente de todo el proceso, desde la entrega por parte de proveedores, hasta la entrega a las y los clientes. 

Para entender un poco más sobre este tema, es necesario comprender los distintos tipos de contaminación, por lo que desglosaremos algunos de ellos con el mayor detalle posible.

TIPOS DE CONTAMINACIÓN

Contaminación al realizar el producto

Para prevenir este tipo de contaminación, es esencial la correcta limpieza del utillaje (herramientas o instrumentos que se utilizan en una actividad u oficio); esto se lleva a cabo a través de un procedimiento específico:

  1. Limpieza manual del material
  2. Usar detergentes biodegradables o disolventes adecuados
  3. Enjuagar con agua caliente a presión
  4. Eliminar restos de jabón con agua fría, enjuagar con agua destilada y secar el material en estufa a 40º C.

En el caso del manejo de la materia prima como tal, se deben incluir consideraciones de movimiento, lugar, tiempo, espacio y cantidad. Este manejo debe asegurar que las partes, materias primas, material en proceso, productos terminados y suministros se desplacen periódicamente de un lugar a otro. 

Esto es importante porque muchos de los materiales necesitan de un almacenamiento específico y, en caso contrario de no seguir estos lineamientos, se pueden llegar a provocar muchos daños.

Contaminación por equipo

Esta puede ser causada por la variación de un equipo para un mismo proceso, la diferencia de ajustes en el equipo, el envejecimiento y manejo descuidado, el mal mantenimiento/calibración de los equipos o la limpieza deficiente. 

Contaminación por almacenaje

Se refiere a toda alteración física, química o biológica que pueda alterar la calidad de un producto que se encuentre en cuarentena, a granel o como producto terminado.

Existen tres tipos de almacenes: los convencionales, los robotizados y los continuos o dinámicos.

Para que se cumplan correctamente las Buenas Prácticas de Almacenamiento, se requiere de personal (que sea calificado, con experiencia y equipado con la vestimenta necesaria), infraestructura (ventilación, iluminación, ubicación, áreas, fácil movimiento, temperatura adecuada y humedad relativa), equipos y materiales (armarios, tarimas o vitrinas, termómetros o hidrómetros de acuerdo a las características de los productos a almacenar y materiales de limpieza), envases y etiquetas (revisar que el embalaje no muestre signos de deterioro o abierto y revisar que la identificación corresponda al producto del envase secundario, que esté limpio, sin arrugas, quebrado o húmedo, ni que se encuentre abierto) y productos devueltos. 

Contaminación cruzada

Contaminación de una materia prima o de un producto semielaborado con otro durante el proceso de producción. Es de origen interno pues, si dos productos se fabrican al mismo tiempo, en el mismo módulo, pueden crear una mutua contaminación que, en algunos casos, puede resultar altamente peligrosa.

La normativa dice que nunca deben fabricarse dos productos distintos en la misma área.

Todas las instalaciones deben estar completamente compartimentadas, separadas y únicamente debe fabricarse un producto por ocasión.

Algo que también puede ocasionar este tipo de contaminación es la falta de limpieza en los equipos, maquinarias y locales donde se producen los productos. 

Para resolver esta situación, deben realizarse protocolos adecuados de limpieza, así como una ventilación funcional. 

Contaminación por microorganismos

Estos pueden ser bacterias, moho, levaduras o un virus. Se clasifica en contaminación viviente y viable y materia no viviente.

Dentro de la contaminación viviente, y en el caso de medicamentos y cosméticos, hay diversos factores que pueden influir en el desarrollo microbiano:

  • Contenido de nutrientes: Para que los ingredientes puedan ser o no usados, depende del efecto que ejerce el ingrediente sobre los microorganismos y su capacidad de producir enzimas que posea el contaminante.
  • pH: El pH de cada producto es un factor importante para la existencia de una contaminación microbiana, esto es porque el grado de acidez o alcalinidad del medio afecta el grado de ionización de los materiales utilizados como nutrientes y, por lo tanto, regula la disponibilidad de estos compuestos y la facilidad con que el microorganismo los asimila.
  • Potencial de óxido reducción: Cualquier producto que contenga compuestos reductores puede ser favorable para que se desarrollen microorganismos anaeróbicos.
  • Presión osmótica: La membrana plasmática separa a los microorganismos de su ambiente; por eso, pueden verse afectados por los cambios en la concentración osmótica del medio. 

Dentro de la materia no viviente encontramos:

  • Contaminantes activos: Químicamente activos, poseen actividad cuando se introducen o inyectan en el cuerpo, ya sea humano o animal.
  • Contaminantes inactivos: Pequeñas fibras, las cuales son denominadas también como particulado.

Contaminación por pirógenos

Los pirógenos surgen del metabolismo microbiano. Una de las sustancias pirógenas más potentes (endotoxinas) son constituyentes de la pared celular de las bacterias Gram-negativas. Las bacterias Gram y los hongos también producen pirógenos, pero en menor potencia.

Estos son contaminantes si se encuentran en productos farmacéuticos parenterales. Además, es muy complicado eliminar pirógenos que ya se encuentran presentes en el medicamento sin afectarlo. Por lo tanto, es preferente prevenir la introducción o desarrollo de pirógenos en la preparación y procesamiento del producto.

Los pirógenos pueden ingresar en un producto por cualquier medio que introduzca microorganismos vivos o muertos.

Estos pueden ser eliminados a través de calentamiento a altas temperaturas.

Contaminación por error de manipulación

En esta etapa, se debe tener extremo cuidado pues de ello depende la calidad del producto final. 

Contaminación por personal

Para evitar este tipo, el personal debe: 

  1. Realizar sus tareas de acuerdo con los procedimientos indicados y siguiendo las instrucciones del jefe de departamento. 
  2. Lavar sus manos en cada cambio de actividad, especialmente si deben entrar o salir del área de trabajo.
  3. Evitar fumar o comer en las áreas de producción.
  4. Evitar tener contacto con el producto final si no se han seguido las normas de higiene.
  5. Asegurarse de que las o los visitantes sigan las mismas medidas (vestimenta adecuada, no comer o fumar, etc) para evitar que se conviertan en foco de contaminación. 

Para asegurar la calidad de los productos que se ofrecen, es fundamental conocer los riesgos que se nos pueden presentar pues, es evidente, que puede llegar a ocurrir.

Esperamos que esta breve explicación te ayude a conocer más a fondo sobre este importante tema.

Para lograr un proceso de compra, venta y distribución, hay que tomar en cuenta las fallas que se pueden presentar porque, de esta manera, lograremos estudiarlos y, finalmente, superarlos. 

El equipo de SHQ sigue al pendiente de tus necesidades e inquietudes. Recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra página web.

¡Estamos para ayudarte y guiarte hacia el éxito!

¿Ya tienes nuestro catálogo? Déjanos tu correo y descárgalo al instante

Agenda una llamada con el equipo SHQ

Queremos ayudarte a crecer tu negocio y hacer tu operación más efectiva. Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

¿Prefieres llamarnos?

¿Tienes dudas? Contáctanos