Las mejores estrategias de comercialización

Para lograr impulsar y arrancar un proyecto que implique la venta de un producto, es necesario tomar varios factores en cuenta pues, no sólo se trata de tener la idea y echarla a andar. 

Una parte muy importante de todo este proceso está en comprender cómo se puede distribuir un producto y las diferentes estrategias que podemos aplicar para llevarlo a cabo; por eso, el día te compartimos algunas de estas. 

En SHQ, te invitamos a que, si quieres aprender más sobre este tema, continúes leyendo.

En primer lugar, debemos dejar muy en claro el concepto de estrategia de comercialización; esto se refiere a un plan que posicione la marca de una empresa o producto para obtener una ventaja competitiva. Las estrategias exitosas que ayudan a la fuerza de ventas, se centran en los clientes del mercado objetivo y se comunican con ellos de maneras relevantes y significativas.

Existen dos tipos de estrategia:

  1. Directa: El personal de ventas busca atacar a la competencia al momento de hablar con un cliente potencial; durante esta conversación, se habla sobre las características del producto de la competencia y se compara con la propia. De este tipo, surge el término “venta negativa”.
  2. Indirecta: En esta, se exponen las características y beneficios que se encuentran en el producto a ofrecer, a comparación de los que no están disponibles en la competencia, sin la necesidad de mencionar el nombre. Para poder llevar a cabo esta estrategia, es necesario realizar una previa investigación y análisis de la competencia. De aquí surge el término “venta positiva”.

Conociendo y reforzando los conocimientos sobre estos conceptos, te presentamos algunos ejemplos de estrategias que puedes poner en práctica para reforzar tu labor de ventas.

RELACIÓN “DAR Y DAR”

Al momento de vender un producto, “dar” es y debe ser una forma de agregarle valor. Es decir, otorgarle a un cliente potencial un extra que ayude a fortalecer la relación de ventas que se tiene con él o ella. 

De esto parte la idea de que los clientes se convierten en los mejores vendedores, es decir, la relación que se tiene con ellos, puede fomentar que éstos impulsen a otros a consumir tus productos. 

Esta estrategia genera lazos más fieles pues crea un vínculo con los clientes que genera en ellos más satisfacción de la que esperaban en un principio.

CREDIBILIDAD BASADA EN CONFIANZA Y EXPERIENCIA

Para incrementar las ventas y generar mayores ingresos, también se requiere de credibilidad; esta se puede obtener de diferentes maneras, una de ellas, es la atención a clientes. 

Grandes marcas poseen esta credibilidad gracias a que la han construido a lo largo de los años y, efectivamente, es algo que debe establecerse desde el principio.

Cuando tu marca es nueva, es difícil que un cliente confíe ciegamente en tu producto; por eso, la atención al cliente es pieza clave en la construcción de tu credibilidad.

Con el internet, se ha comprobado que se difunden más experiencias negativas que las positivas, por ello es tan importante trabajar en asegurar el bienestar de los clientes potenciales. 

Para construir tu credibilidad en línea, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Responde las preguntas correctamente: A un cliente no le gustan las mentiras. Recuerda siempre responder con la verdad y, en caso de no conocer la respuesta correcta, ofrecer la posibilidad de investigar y contestar más tarde. Esto genera seguridad y compromiso.
  • Crea contenido valioso con regularidad: Publicar contenidos nuevos es un punto importante en cualquier estrategia de marketing de contenidos ya que estos ayudan a quienes los consumen a fortalecer sus conocimientos e impulsan sus propias ideas. Céntrate en contenidos que se enfoquen en tu mercado y tu marca, mientras más especializados y personalizados, mejor.
  • Ofrece resolver problemas relevantes: Usa tus habilidades únicas para ayudar al consumidor a resolver problemas significativos para ellos. 
  • Construye relaciones a largo plazo: No sólo se trata del dinero, sino de ayudar a tus clientes. En ocasiones, no está mal apoyar de forma gratuita. Puedes intentar algunas de estas acciones para mejorar la relación con tus clientes:
  • En vez de programar una junta con un cliente, puedes proponer una comida.
  • Sugiere reuniones fuera de horarios de oficina, como una salida por café.
  • Investiga intereses o actividades de su relación clave.
  • Incluye a su familia.
  • Haz crecer la relación.

ATRAE ATENCIÓN CON LOS BENEFICIOS, NO CON EL NOMBRE DE TU MARCA

Elige tu ventaja competitiva y enfoca tu comunicación en ella.

Muestra los resultados o la calidad de tu producto, una referencia visual siempre ayuda a reforzar tu imagen y tu eficiencia.

Esta estrategia es, actualmente, una de las más funcionales.

VENDE TUS RESULTADOS CON UNA IMAGEN CLARA

Si no demuestras constantemente la calidad o resultados que puede otorgar tu producto, corres el riesgo de perder clientes potenciales. Se dice que es mucho más eficaz mostrar la calidad y el valor de tu producto, que el producto en sí.

Esto hará que los clientes potenciales aspiren a consumirlo y, de este modo, crear relaciones comerciales para un futuro a corto plazo. Mientras les muestras por qué vale la pena consumir tu producto, generarás interés en él, sin tener que presentarlo o promocionarlo directamente.

USA CARACTERÍSTICAS DE TU PRODUCTO PARA GENERAR INTERÉS

Usa los beneficios de tu producto para construir deseos; sus características, transformarlas en necesidad. 

Puedes destacar las características que generen en tus clientes tranquilidad, serenidad y alivien sus inquietudes.

Cuando expones sus ventajas, creas una transparencia en tu producto y eso, para los clientes, es muy importante porque se guían en lo que hay, se motivan a consumir lo que es, sin mentiras ni adornos.

Los consumidores están dispuestos a gastar dinero en productos que harán que sus vidas sean mejores. Por eso, es importante resaltar las características y los beneficios que más inciten al mercado a consumir.

La diferencia entre la característica y el beneficio radica en que, el primero, es lo que el producto puede hacer, mientras que, el segundo, son los que tú o el cliente pueden hacer con el producto.

Utilizando correctamente las características para generar interés y los beneficios para construir deseos, ayudas a tus clientes a encontrar lo que necesitan.

Al provocar las emociones adecuadas, los clientes reaccionarán, incluso de manera inconsciente, a tu producto sin siquiera saber por qué están respondiendo.

Esta estrategia puede parecer confusa, pero es altamente funcional.

Como hemos podido observar, existen muchísimas estrategias que podemos aplicar para mejorar la venta de nuestros productos o servicios.

Conocer, investigar y poner en práctica te ayudará a determinar cuál es la estrategia ideal para ti.

Recuerda que si tienes dudas, estamos siempre para ayudarte a que cada rama de tu negocio esté bien sustentada para entregarte los resultados que deseas.

Conoce sobre este tema y muchos otros más en nuestra página web: https://shq.com.mx/blog/

¿Ya tienes nuestro catálogo? Déjanos tu correo y descárgalo al instante

Agenda una llamada con el equipo SHQ

Queremos ayudarte a crecer tu negocio y hacer tu operación más efectiva. Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

¿Prefieres llamarnos?

¿Tienes dudas? Contáctanos